3 soluciones al problema de la escasez de agua

La escasez de agua se ha convertido en el principal problema del siglo XXI. La sobrepoblación, el demandante consumo y la explotación de los recursos naturales por parte de los seres humanos además de los fenómenos climatológicos, son algunas de las principales causas de que este recurso natural haga falta. Si en la antigüedad, muchas de las disputas que se realizaban entre naciones era por la búsqueda de abarcar más territorios y lograr conquistar a la población, ahora, ante el problema de la escasez de agua, no sería sorprendente que las peleas entre las diferentes naciones sean por ver quién puede conseguir más de este recurso vital para la supervivencia.

En el afán por controlar este tipo de situaciones, los diferentes gobiernos de muchos países e incluso, algunos organismos internacionales que se dedican a temas relacionados con la ecología han dado a conocer diferentes acciones para controlar el problema de la escasez de agua y para que tú también puedas actuar con pequeñas acciones diarias. A continuación te compartimos los tres puntos más importantes para poner en práctica y en los que si toda la población se suma, se podría ayudar de manera conjunta a que la escasez del agua ya no sea un problema en el mundo.

Cabe mencionar que estas tres acciones que a continuación vas a conocer, se encuentran presentes como parte de los resultados de la Encuesta de Sostenibilidad de agua a nivel mundial, en la cual Globe Scan (una empresa dedicada a temas de agua y sustentabilidad del planeta) ha entrevistado a más de 1 mil 200 expertos en este tema.

  1. Cambiar la forma de pensar

Educar a los más jóvenes y reeducar a las personas adultas es una de las claves que pueden ayudar significativamente a reducir la escasez de agua a nivel mundial; más allá de promover un millón de medidas que tengan que ver con el uso eficiente de agua, lo más importante es que se busque hacer conciencia en la población desde la raíz; es decir, cambiando los hábitos y estilos de vida de las personas; ya que en medida que esto se lleve a cabo de forma cotidiana, en automático el cambio ayudará a todos los que habitan en este mismo planeta.

Es por eso que diferentes programas educativos en todos los niveles escolares cada vez se preocupan más por enseñar a los más pequeños todo lo que se refiere a la importancia del cuidado del agua. En medida que esto sea entendido por las generaciones más jóvenes es que se logrará evitar todo el problema de la escasez de agua. En el caso de los adultos, la reeducación y revaloración de este recurso natural es indispensable para que así toda la raza humana pueda convivir en armonía y lograr los resultados que se requieren para avanzar de forma global.

  1. Aprovechar las diferentes fuentes de recolección de agua

Anteriormente se pensaba que únicamente el agua que era filtrada y destinada para el consumo humano era la que se podía usar; sin embargo, ante la gravedad de este problema y de la inminente amenaza de la escasez de agua, es un hecho que cada vez es más común que se busquen fuentes alternativas de recolección. Con el paso de los años han surgido nuevas maneras y se han descubierto diferentes espacios para concentrar y recolectar este recurso natural para las actividades del ser humano.

Dos de los ejemplos más novedosos son la creación de plantas y de sistemas cada vez más evolucionados para conseguir el almacenamiento de agua de lluvia. Esta se puede utilizar para satisfacer diferentes necesidades y si bien, no es apta para que el ser humano la pueda beber, prácticamente en todas las demás actividades sí se puede incorporar. De la misma manera, el tratado y uso de las aguas residuales de una manera eficiente puede representar la clave para que se siga aprovechando este recurso de una manera adecuada. El agua residual cuando pasa por diferentes tipos de procesos de filtración, se puede dejar totalmente pura para realizar el consumo y abastecer la demanda a nivel global. Si estas dos acciones se ponen en marcha se puede lograr una gran avance en el combate de la escasez de agua.

  1. Agricultura bien equilibrada

Una gran parte del agua que existe en todo el planeta es usada para los diferentes sistemas agrícolas de todo el mundo convirtiéndose en un ciclo completamente natural, sobre todo cuando el ser humano se alimenta de productos que vienen de la agricultura; sin embargo, en muchas ocasiones los sistemas de riego también contemplan una gran cantidad de desperdicio de agua y su aprovechamiento no es el más adecuado. Cambiar estos sistemas para emplear tecnologías más eficientes que ayuden a lograr una forma de riego sustentable, será una buena medida para evitar la escasez de agua en el planeta.

Aunado a lo anterior, también es importante señalar que los gobiernos deben de asegurar el equilibrio entre la oferta, la distribución y la demanda de los productos agrícolas para poder ayudar a que la disponibilidad de alimentos sea total y no se tenga que caer en algunas prácticas poco eficientes que hagan aumentar la escasez de agua a nivel mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *