Beneficios de las Tolvas Rotoplas

Rotoplas fabrica productos de primera calidad diseñados con tecnología de avanzada y novedosos materiales. En este sentido, Rotoplas ofrece soluciones para almacenar y mejorar la calidad del agua no solo para tu hogar u oficina, sino también para la industria. Un ejemplo de esto último, son las Tolvas Rotoplas. A continuación, te contamos sus características, aplicaciones y beneficios.

Las Tolvas Rotoplas son la mejor solución. Diseñadas en polietileno de alta densidad, de color blanco son ideales para almacenamiento y dosificación de agua, alimentos y sustancias químicas. Cuentan con un fondo cónico,  con ángulos de 15º, 45º y 60º, que permiten el vaciado total y dosificación de producto.

Las Tolvas Rotoplas no se oxidan ni se corroen, son un producto con grado alimenticio certificado por Food and Drug Administration. No alteran las propiedades físicas y químicas del producto almacenado y no requieren de mantenimiento, son resistentes a golpes y climas extremos y se adquiere en capacidades de 600, 1300, 3000, 7000 y 14000 litros, lo que las hace perfectas para la agroindustria.

Las Tolvas Rotoplas han sido fabricadas con materia prima 100% virgen, de una sola pieza y no requieren mantenimiento. Son ideales para el almacenamiento y dosificación de sustancias y granos. Cuentan con adaptación práctica a estructuras de abastecimiento, son fabricadas con material traslúcido que mantiene la temperatura y evita la formación de fauna nociva.

Otra ventaja es que los productos almacenados se mantienen sin alterar sus propiedades, no generan color, olor, ni sabor. Pero no es todo. No se oxidan ni se corroen, no requieren mantenimiento y permiten dosificación y vaciado total del producto.

Para un mejor funcionamiento se recomienda mantener la Tolva Rotoplas cerrada para evitar la entrada de bacterias o tierra que pudieran contaminar el líquido almacenado. Pero…¿qué característica tiene el polietileno de alta densidad?

Características del polietileno de alta densidad

Tolvas Rotoplas tamaños

El polietileno de alta densidad con el que se fabrican las Tolvas Rotoplas es una resina cuya característica principal es su alta resistencia. En su interior se pueden almacenar sustancias químicas sin que pierdan sus propiedades.

A pesar de su durabilidad, esta puede verse afectada por factores como el tipo y concentración de la sustancia almacenada, temperatura ambiente y a la que se almacena el producto, radiación solar y lugar de instalación.

Una pregunta habitual acerca de las Tolvas Rotoplas  se relaciona con la capacidad que tienen materiales como el polietileno de alta densidad para degradarse.

¿Qué es la degradación del polietileno? La degradación del polietileno de alta densidad se refiere a las alteraciones químicas y físicas que experimenta en su estructura a causa de las condiciones ambientales y de operación, dando como resultado la pérdida de sus propiedades originales principalmente mecánicas.

Estos cambios pueden ser físicos como la decoloración, pérdida de brillo superficial, formación de grietas pegajosas, erosión superficial y pérdida de sus propiedades como la resistencia a la tensión y elongación, o bien, cambios químicos consistentes en la rotura de cadenas, cambios en los sustituyentes, aparición de reacciones de entrecruzamiento.

Los principales tipos de degradación polimérica son la fotodegración, que se da cuando un rayo de luz UV inicia una reacción por radicales libres dentro de la molécula del polímero. Al haber radicales libres dentro de la cadena estos operan como precursores de divisiones de la misma, de tal manera que se da paso a la formación de cadenas más pequeñas, dando como resultado un detrimento de propiedades mecánicas y por ende una disminución de la vida del producto. Por lo anterior es importante considerar el contenido de absorbentes UV en tipo y concentración apropiados.

Otra forma es la degradación térmica, que es causada al igual que la fotogeneración, por la formación de radicales libres que provocan la ruptura de los enlaces existentes entre la cadena del polímero, lo anterior a causa del incremento de temperatura.

La degradación también se puede dar por exposición a líquidos. Esta es provocada por el contacto del polímero con un líquido; en ese sentido, la penetración de estos líquidos dentro del material le causa hinchamiento, ruptura de puentes de hidrógeno intermoleculares, separación de las cadenas y la rotura de los enlaces inestables, haciendo al material más blando y débil; este proceso es afectado directamente por la temperatura ambiental y la del líquido almacenado.

Finalmente las Tolvas Rotoplas se pueden adquirir con un distribuidor autorizado de la marca. ¿Qué esperas? Mejora el almacenamiento de tus productos de forma segura y confiable y si es necesario, transpórtalos, sin inconvenientes. Recuerda: invierte en Rotoplas y garantiza que tus mercancías conserven la mejor calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *