¿Cómo reforzar los hábitos de higiene para niños?

Hábitos de higiene para niños

Crecer en un ambiente limpio y seguro es un derecho de todos los niños y niñas. El acceso a agua limpia, baños dignos y buenas prácticas de higiene no solo hace que los niños y niñas prosperen, sino que también les brinda un desarrollo más saludable en su vida. Los hábitos de higiene para niños y niñas son indispensables. Conoce el por qué de su importancia y cómo Rotoplas puede apoyar con sus modernas soluciones para el agua.

Importancia de la higiene en niños y niñas

A pesar de que el COVID-19 puso de relieve la importancia de la higiene de manos para prevenir la propagación de enfermedades, tres mil millones de personas en todo el mundo, incluidos cientos de millones de niños y niñas en edad escolar, no tienen acceso a instalaciones para lavarse las manos con jabón. Las personas que viven en áreas rurales, barrios marginales urbanos, áreas propensas a desastres y países de bajos ingresos son las más vulnerables y las más afectadas.

¿Cómo mejorar la calidad del agua potable en casa?
Este artículo te puede interesar: 3 Consecuencias de no tomar agua durante el embarazo

Datos clave de la higiene en la infancia

En todo el mundo, y según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 2200 millones de personas aún carecen de acceso a agua potable segura. Muchas de esas personas tampoco cuentan con un acceso seguro al saneamiento.

Alrededor del planeta, 3 millones de personas no pueden lavarse las manos con jabón, por falta de instalaciones. Y 673 millones de personas tienen que defecar al aire libre, advierte el organismo.

¿Por qué es importante el acceso a servicios de higiene?

Las consecuencias de una mala calidad del agua, falta de saneamiento y prácticas de higiene inseguras en los niños y niñas pueden ser mortales. Más de 700 niños menores de 5 años mueren cada día de enfermedades diarreicas debido a la falta de servicios de higiene apropiados, alerta la OMS.

La buena higiene es fundamental para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas y ayudar a los niños y niñas a llevar una vida larga y saludable.

Ventajas de tomar una ducha de agua caliente

Para las familias, una buena higiene significa evitar enfermedades y gastar menos en atención médica.

Sin embargo, en todo el mundo, muchos niños y niñas viven en condiciones que dificultan mantener una buena higiene. En ese contexto mayormente viviendas, escuelas y centros de salud tienen piso de tierra; no se dispone de agua para lavarse las manos; e incluso las familias comparten espacios con animales domésticos. En este ámbito mantener la higiene puede ser un gran desafío. Además, practicar una buena higiene a menudo se percibe como una responsabilidad única de la mujer, lo que se suma a su carga de cuidado.

3 hábitos de higiene personal que debes enseñar a tus hijas e hijos.

  1. Lavarse las manos

En primer lugar, lavarse las manos regularmente puede reducir las posibilidades de propagar enfermedades, por ejemplo, diarrea o disentería. La manera más fácil de practicar esta técnica es mostrándoles a tus hijos cómo lavarse bien las manos.

  • Usa agua limpia de un grifo o de otras fuentes.
  • Moja ambas manos con agua.
  • Aplica jabón o líquido para lavar las manos.
  • Frota para formar bastante espuma.
  • Asegúrate de limpiar entre todos los dedos y debajo de cada uña.
  • Enjuaga bien la espuma jabonosa con agua limpia.
  • Nunca dejes correr el agua, abre la llave sólo cuando te vayas a enjuagar.

En segundo lugar, no olvides enseñar a tus hijos o hijas cuándo lavarse las manos. Asegúrate de que mantengan sus manos limpias todo el día, sobre todo:

  • Después de usar el baño.
  • Después de jugar al aire libre.
  • Después de tocar a su mascota u otros animales.
  • Después de visitar a cualquier persona enferma.
  • Después de limpiar la casa.
  • Después de estornudar o toser.
  • Antes de comer.
  • Después de comer.
  1. Higiene bucal

Enseña a tus hijos o hijas  a mantener la higiene bucal por sí mismos (as) cuando cumplan los 3 o 4 años de edad.

Sin el mantenimiento adecuado de los dientes y las encías, pueden desarrollar caries, mal aliento y otros problemas orales. Así que recuerda enseñarles a cuidar sus encías. Además, mantener los dientes limpios es un aspecto muy importante de la higiene personal de los niños y niñas.

Primero, asegúrate de que tus hijos o hijas se laven los dientes al menos dos veces al día.

Procura que cuenten con cepillos de dientes hechos específicamente para su edad. Como son más pequeños y tienen encías suaves en desarrollo, necesitan cerdas más suaves.

  • Deja que usen pasta de dientes cuando tenga alrededor de dos años.
  • Enséñales a cepillarse solos.
  • Supervisa que no dejen ninguna partícula de comida alrededor de los dientes porque puede causar caries y dañar los dientes.
  1. Ducharse

Los baños o duchas regulares con un jabón suave, seguidos de secarse con una toalla limpia, ayudan a eliminar los gérmenes y previenen enfermedades, infecciones y otros problemas.

Además bañarse o ducharse por la mañana puede ser vigorizante y ayuda a despertarse. También puede ser relajante y ayuda a calmarse.

Enseña a tus hijos e hijas a darse duchas cortas, así de pequeños saben cómo cuidar el agua. También dota tus instalaciones con productos eficientes como las Duchas Eléctricas de Rotoplas; una excelente solución para tener agua caliente al instante, y ayudar a que los niños disfruten el baño y lo hagan un hábito. Además son una gran opción para ahorrar agua, son seguras y se adaptan a todo tipo de espacio. Dotadas de gran tecnología, el rendimiento y eficiencia de estas duchas es muy superior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.