Enfermedades causadas por aguas negras y cómo evitarlas

Aguas negras

Actualmente, un alto porcentaje de la población del mundo sufre enfermedades causadas por aguas negras y por la contaminación de este recurso. El agua es un recurso esencial para la vida, por lo que la supervivencia del ser humano depende de la misma. No hay ninguna actividad humana en la que no esté involucrada este recurso natural, sin embargo, en ocasiones resulta muy difícil que poblaciones marginadas y de bajos recursos tengan acceso a fuentes de agua potable de buena calidad.

En poblaciones donde la infraestructura es casi inexistente y el drenaje queda expuesto, el control de las aguas negras no existe, por lo que estas se convierten en un vector rápido y efectivo de transmisión de enfermedades peligrosas y potencialmente mortales

Enfermedades causadas por aguas negras

¿Qué son las aguas negras?

Las aguas negras por definición, son las aguas residuales cuya calidad se ve afectada negativamente por la presencia de contaminantes de materia orgánica, como heces, orina y otros deshechos. Se les conoce también con el nombre aguas de drenaje, servidas o cloacales. Al contener restos orgánicos son de manejo delicado, pues se convierten en el vehículo perfecto de parásitos, virus y bacterias que resultan en enfermedades causadas por aguas negras.

Algunas de las enfermedades que se pueden adquirir al estar en contacto con este tipo de afluentes contaminados son:

Anquilostomiasis: es causada por parásitos intestinales. Esta infección se caracteriza por dolores abdominales, diarreas, anemia y pérdida de apetito, por lo tanto también de peso. Puede llegar a ser mortal.

Ascariasis: es causada por un parásito redondo llamado ascaris lumbricoides. Las larvas de este gusano pueden moverse por todo el cuerpo, causando daño a otros órganos, deficiencias nutricionales y obstrucciones intestinales.

Cólera: es una de las enfermedades causadas por aguas negras más comunes y es el resultado de una bacteria. Se caracteriza por padecer vómito agudo, diarreas y calambres intensas. Las causa de muerte no es la enfermedad en sí, si no la complicación por una deshidratación en horas si no hay un tratamiento inmediato.

– Toxinas cianobacteriales: algunos de los síntomas son la infección estomacal y problemas en la piel, como salpullidos. Puede llegar ser mortal si no se trata a tiempo.

Giardasis: esta enfermedad es causada por parásitos que se alojan en el intestino delgado. Causan diarrea severa, fatiga, dolor abdominal, gases y náuseas.

Hepatitis: es otra de las enfermedades causadas por aguas negras más comunes ya que un virus produce la inflamación del hígado. Comienza con fiebre alta, náuseas, pérdida de apetito, molestias abdominales e ictericia. Puede causar daños irreversibles en el hígado.

Diarrea: es causada por infecciones bacteriales varias, puede causar deshidratación y shock. Es muy peligrosa para niños, personas débiles por malnutrición o personas con un sistema inmune comprometido.

Disentería: de origen bacteriano, esta infección causa cuadros de diarrea severa. Los niños son más vulnerables a padecerla y debe de ser tratada a tiempo.

La magnitud del problema

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, se estima que en los países en vías de desarrollo la principal causa de muerte infantil son las enfermedades causadas por aguas negras, siendo la principal la diarrea, mientras que 4 de las enfermedades más comunes son trasmitidas a través de este recurso. A nivel mundial, la diarrea ocupa el 6° lugar de la causa de muertes relacionadas con el medio ambiente. Esto se traduce a que aproximadamente 1,7 millones de muertes en niños menores a 5 años está relacionada a las enfermedades gastrointestinales causadas por tomar el agua contaminada. Las cifras son alarmantes y siguen en aumento, sobre todo en estos países de pocos recursos y economías emergentes, pero puede ocurrir también en zonas rurales de cualquier otra región o país. El problema radica en la imposibilidad de acceder a fuentes de agua potable seguras, mientras que el manejo inadecuado de los residuos orgánicos termina contaminando las pocas fuentes de agua superficiales y subterráneas.

La magnitud del problema

¿Cómo evitar las enfermedades causadas por las aguas negras?

– En primer lugar, se hace imprescindible contar con un sistema de tratamiento de aguas residuales adecuado, o disponer de los desechos orgánicos de forma segura. En lugares rurales, donde no hay acceso al sistema de drenaje, alcantarillado y cloacas, es posible la instalación de biodigestores, que hacen el tratamiento de las aguas negras de forma natural y eficiente.

– Se deben evitar las construcciones de pozos negros y otros sistemas obsoletos de manejo de aguas servidas, pues estos rara vez se construyen con las medidas sanitarias adecuadas y son comunes las grietas, rebalses y escapes, por lo que las aguas negras terminan contaminando la tierra y los cuerpo de agua subterráneos.

– Purificar toda el agua que se utiliza en casa es necesario. Esto incluye el agua con el que se lavan y preparan alimentos así como la que se usa para lavarte los dientes. Si se obtiene de fuentes naturales como ríos y pozos, se recomienda colar con un lienzo fino y luego pasar por un sistema de purificación. Para ello se pueden utilizar distintos filtros y purificadores como los que podrás encontrar en el catálogo de Rotoplas.

Evita tomar agua o jugo en lugares que no cuentan con la infraestructura necesaria, por ejemplo, lugares en la calle, ya que es difícil conocer de dónde proviene el agua empleada para hacerlos. Es mejor consumir jugos y alimentos en establecimientos que cuentan con las normas de salud adecuadas.

Lávate las manos cada vez que manipulas alimentos, tocas animales, cambias pañales, vas al baño y demás actividades en las que tus manos entren en contacto con superficies que podrían estar contaminadas.

– Lava y desinfecta las frutas y verduras antes de consumirlas. Pueden estar contaminadas por el agua de riego.

Vacúnate. En la actualidad es posible vacunarse contra la hepatitis y otras enfermedades causadas por aguas negras. No te arriesgues ni pongas en juego la salud de los más pequeños.

Evita bañarte en ríos, pozos y hasta piscinas en las que no se cuenten con medidas mínimas de seguridad e higiene. No sabes si el agua está contaminada.

Evita usar las piscinas, albercas o lugares públicos si tienes diarrea o alguna otra enfermedad pues puedes propagar la bacteria o el virus.

Combatir las enfermedades causadas por aguas negras es tarea de todos por lo que es importante estar informados y hacer un buen manejo de los desechos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *