¿Para qué sirve la válvula de control o contrallave?

Controlar la velocidad de apertura y cierre de una válvula mejora el funcionamiento de todas las instalaciones. Conoce cuáles son los problemas más frecuentes que se pueden presentar en las válvulas y por qué la válvula de control o contrallave, que fabrica Rotoplas, es la alternativa más eficiente.

 ¿Por qué es importante contar con una válvula de control?

Las válvulas de control son piezas fundamentales en toda instalación hidráulica. Su función es la de permitir o bloquear el flujo de agua a lo largo de los ramales de la tubería.

válvula de esfera

Se encuentran a la salida de los depósitos de agua, a la entrada y salida de los calentadores de agua o justo antes de los muebles sanitarios. Se suelen colocar en esas ubicaciones para interrumpir la llegada o salida de agua hacia una sección de la tubería o de los muebles y así poder dar mantenimiento, reparar o cambiar un mueble sanitario.

A la hora de elegir estos productos es muy importante tener en cuenta los materiales y la calidad con la que han sido fabricados y cuál es su diseño. De eso dependerá que duren más tiempo y que su funcionamiento sea mucho más eficiente.  Por eso, siempre se recomienda comprar accesorios de marcas reconocidas y que lleven ya varios años en el mercado.

Problemas recurrentes que presentan las válvulas

La apertura y el cierre de las válvulas tienen un gran impacto en el rendimiento del sistema y en la operación confiable a largo plazo. No solo prolonga la vida útil de la válvula, sino que también protege otros componentes y tuberías del sistema. Por ejemplo, con los sistemas que utilizan accionamiento neumático, el control de flujo se logra midiendo el flujo de aire comprimido cuando entra o sale del actuador.

Es importante destacar que existen varios problemas que podrían ocurrir si las válvulas se accionan demasiado rápido, el más notable que se conoce es el llamado choque hidráulico. Esto se origina porque una válvula se cierra rápidamente, debido a una acumulación de presión que se desplaza rápidamente hacia arriba. El ruido o la vibración resultante pueden dañar la tubería o la instrumentación aguas arriba de la válvula.

Por otro lado, la velocidad de apertura y cierre de las válvulas, debidamente controlada, protege el material del sello, lo que aumenta la vida útil de la válvula de mariposa. Lo mismo puede decirse de los componentes dentro del propio actuador.

Válvula de Control o Contrallave

Si buscas un producto durable y resistente que complemente tus instalaciones, la Válvula de Control o Contrallave 2 en 1 de Rotoplas soporta  una mínima de trabajo 0.1 kg/cm2 y una presión máxima de trabajo 6.0 kg/cm2.

Se puede emplear tanto en agua fría desde -5 °C hasta agua caliente a 90 °C. Se encuentran diseñadas con PP-R (Polipropileno Copolímero Random) lo que brinda mayor resistencia y evita la corrosión.

¿Cómo funciona?

La válvula de control o contrallave Roscable 2 en 1 de Rotoplas es una válvula angular que se conecta en dos direcciones. Por un lado, recibe el caudal de agua del tubo alimentador y del otro, se conecta para dar continuidad a todo el sistema hidráulico.

Está fabricada con polímeros de alta resistencia, ideal para las conexiones, tanto al interior como a la intemperie. Dicho material no modifica en lo absoluto las características físicas ni químicas del agua, garantizando, no sólo la limpieza, sino la calidad de la misma. Además, al estar fabricadas con este material, se reduce sustancialmente el mantenimiento del sistema.

Para colocarse en el calentador de agua o antes de los muebles como el lavamanos o el fregadero, la Contrallave o Válvula de Control Roscable 2 en 1 de Rotoplas cuenta con tapas indicadoras de colores azul -para el agua fría- y rojo -para el agua caliente. Esto facilita visualmente la manipulación de las válvulas para un más rápido y efectivo cerrado en caso de ser necesario. También son ideales para colocar en el inodoro, pues su práctico sistema de cierre de válvula, las hacen perfectas para controlar fugas o reparaciones en el mismo.

Fácil instalación y eficiencia

Es muy fácil instalar este tipo de válvula. Gracias a su diseño sólo es necesaria una llave para roscar la válvula. Hay que tener en cuenta que la válvula se conecta a un tubo de media pulgada (12 milímetros) para derivar a la conexión estándar de muebles de 3/8” (9,5 milímetros). La válvula incluye un reductor metálico para la conexión a muebles. Es recomendable que se coloque cinta de teflón en la rosca de los tubos que se unirán a la válvula para evitar fugas de agua.

Una vez instalada la válvula su funcionamiento es giratorio. La perilla, al rotar, hace girar un vástago integrado al interior de la válvula que permite el flujo del agua cuando se abre. Al cerrarse, el diseño de la válvula permite un cierre hermético sin necesidad de forzar el mecanismo, alargando la vida útil de la Contrallave o Válvula de Control Roscable 2 en 1 de Rotoplas.

Sugerencias y tips  de instalación

Las válvulas trabajan mejor en posición horizontal. Cualquier posición de vástago de recto hacia arriba a horizontal, es satisfactoria cuando no hay otra forma de instalarla.

Las válvulas para líquidos sujetas a temperaturas congelantes, no se deben instalar en posición invertida, porque el líquido atrapado se puede congelar y romperlo.

La calidad de las válvulas ha sido diseñada para cerrar y abrir sin necesidad de herramientas; nunca las uses sobre la manija, puede dañar el vástago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.