¿Por qué un biodigestor puede mejorar tu estilo de vida?

Eficiente y ecológico, un biodigestor puede reemplazar de forma fácil y sencilla el uso de fosas sépticas. Además, puede producir biogás.

El uso de biodigestores no es nuevo. En los últimos tiempos su uso ha sido más popular sobre todo en zonas rurales. Pero, últimamente, debido a sus ventajas también comienza a ser utilizado en zonas urbanas con mayor frecuencia.

Un biodigestor utiliza desechos orgánicos, particularmente excretas humanas y animales, para producir fertilizantes y biogás. Consiste en un recipiente hermético de polietileno de alta densidad dentro del cual la materia orgánica diluida en agua fluye continuamente y es fermentada por microorganismos presentes en los desechos.

El proceso de fermentación es anaeróbico, es decir, se lleva a cabo sin oxígeno, y las bacterias responsables de la descomposición son metanogénicas, producen metano, también conocido como biogás. El biogás se puede emplear para generar energía de forma ecológica y renovable.

Razones para instalar un biodigestor

Un biodigestor puede mejorar tu estilo de vida y el de tu entorno. Es un producto asequible, que se instala en diferentes entornos. Ya sea que sea utilizado por una familia pequeña o se instale en establecimientos de gran afluencia de personas, son muchas las razones para invertir en este tipo de productos. A continuación, conoce algunas de ellas:

– Reduce enfermedades. La eliminación de desechos humanos es un problema cada vez mayor, es una amenaza de contaminación orgánica y puede ocasionar varias enfermedades infecciosas, en proporciones epidémicas, debido a la contaminación del agua subterránea.

Un biodigestor es una buena opción para eliminar desechos en zonas rurales que no tienen acceso al alcantarillado. Pues, estos residuos si no son tratados responsablemente generan enfermedades como disentería, diarrea, amebiasis, hepatitis viral, cólera, fiebre tifoidea, entre otras, que pueden quitarle la vida a miles de personas, mayormente, a niños, mujeres embarazadas y adultos mayores.

– Versatilidad. Un biodigestor puede utilizarse en el área rural o urbana. El afluente no contiene olores ni residuos sólidos. Sin duda, es una forma ecológica de reutilizar los recursos ya que los desechos pueden servir como fertilizante en la tierra.

– Eficiencia. El procesamiento de residuos orgánicos anaeróbicamente para crear biogás es una solución sostenible y renovable que transforma los residuos en energía. Asimismo son sistemas muy confiables que requieren poco mantenimiento y ofrecen numerosas ventajas sobre las tecnologías convencionales de tratamiento de aguas residuales.

Beneficios de un biodigestor

– Mejora la productividad del suelo debido al uso de bio-suspensión. Aumenta la porosidad y la capacidad de retención de agua. Es una forma económica de mantener grandes extensiones de tierra, racionalizando los recursos.

– Reduce la cantidad de fertilizantes químicos. Esos productos son grandes contaminantes. Al emplear un biodigestor se reutilizan los residuos de forma ecológica para beneficio de la tierra.

– Ahorra gastos de atención médica debido a la disminución de enfermedades. En zonas alejadas del alcantarillado prevalecen las enfermedades. Utilizando un biodigestor se reducen riesgos.

– Reduce el transporte de aguas residuales y desechos ya que se tratan en el sitio.

Disminuye la contaminación de las aguas superficiales, subterráneas y otros recursos. También elimina los olores y agentes patógenos.

– Genera una fuente de energía limpia, renovable y valiosa al producir biogás. Ese recurso puede utilizarse para consumo doméstico y emplearse en diferentes actividades disminuyendo el uso de combustibles fósiles.

Biodigestor Rotoplas

Un producto eficiente y amigable es el Biodigestor Autolimpiable de Rotoplas. Este producto es capaz de realizar un tratamiento de agua primaria en beneficio del medio ambiente, sin contaminar los mantos freáticos.

Biodigestor Rotoplas

Las ventajas de este sistema son numerosas. En zonas que no cuentan con drenaje, funciona de forma segura y es muy económico, ya que ahorra costos de mantenimiento al ser autolimpiable. Además su exclusiva tecnología y diseño evita fisuras y filtraciones.

Otra ventaja es su funcionamiento. Al ser autónomo es de fácil instalación y amigable con el entorno. Posee un sistema único que permite extraer sólo los lodos o material digerido, haciéndolo higiénico, económico, sin malos olores ni contaminación. Es hermético, construido de una sola pieza en polietileno de alta densidad, por lo que evita fugas, olores y agrietamientos. Además es ligero y fuerte, ofreciendo una alta resistencia a impactos y corrosión. Puede colocarse en exteriores y se instala en poco tiempo, sin demasiada complejidad.

Su mantenimiento no requiere equipo electromecánico especializado para su limpieza. Por ejemplo, no requiere equipo electromecánico como una bomba o camión de desazolve para su mantenimiento. El usuario puede realizar la purga de lodos sin necesidad de utilizar mano de obra especializada. De esa manera, elimina costos adicionales para el usuario.

Se consigue en diferentes capacidades: 600, 1300, 3000, 7000 litros. En el uso doméstico su servicio es de 2 hasta 60 personas y de hasta 233 usuarios en oficina, edificios comerciales, educativos y deportivos.

Además de esto, es eficiente, pues su desempeño es superior al de una fosa séptica debido a que utiliza un proceso anaerobio para realizar un tratamiento primario del agua. Puede ser instalado en viviendas que no cuentan con servicio de drenaje con el fin de recibir las aguas residuales domésticas (negras y grises).

Finalmente, es un producto higénico, ya que previene la existencia de focos de infección. Por lo que es un gran complemento y aliado para prevenir enfermedades en zonas alejadas o con infraestructura inexistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.